Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Ana Libia Gavilanes reflexiona sobre la superficialidad del siglo XXI en novela | Libros | Vida

Ana Libia Gavilanes reflexiona sobre la superficialidad del siglo XXI en novela | Libros | Vida
Noticias Ecuador

Las reflexiones de una mujer, que aunque nace a finales del siglo XX y desarrolla su vida en el tiempo actual, se niega a vivir en la superficialidad e irreverencia tan propias del ambiente de la era, como la falta de prácticas en valores que aquejan a la sociedad y otros aspectos, son temáticas que aborda la novela “En Memoria del Olvido”, escrita por la guayaquileña, Ana Libia Gavilanes

El pasado viernes 7 de septiembre Gavilanes, quien además es vicerrectora de la Unidad Educativa San Felipe Neri de Riobamba, el segundo colegio más antiguo del Ecuador desde 1836, presentó su obra en la Feria Internacional del Libro de Guayaquil

La publicación de su libro fue posible con el auspicio de la Universidad Técnica Particular de Loja y viene trabajando en ello desde enero del 2018,  sin embargo encontró la oportunidad idónea para mostrarlo al público en este evento cultural, el cual es muy reconocido en todo el país y tuvo una asistencia de más de 25.000 personas,  quienes acudieron desde el miércoles pasado hasta este domingo, días en que duró la feria.  

Ana Libia define claramente cuáles son las fortalezas de su novela: 

1. La intertextualidad: Las reflexiones del personaje advienen de citas o fragmentos de obras literarias de sus autores favoritos. Esto, sin duda, a más de ampliar

el horizonte lector del estudiante a través de la indagación literaria (un libro que lleva a otros); sirve de eficaz ejercicio para el desarrollo del pensamiento crítico al proponer asociaciones, establecimiento de relaciones o conexiones temáticas.

2. Aborda la vida actual desde el contrapunto:  El personaje principal se presenta desfasado, totalmente anacrónico y por ello, sirve a la reflexión del cambio positivo o negativo operado en la visión colectiva de la vida, “más relajada”, que predica tolerancia y practica hostigamiento al diferente.

3. Valores: la obra promueve el respeto al otro, la honestidad y el valor de la libertad como máxima expresión de los valores humanos, ya que de su ejercicio pleno, pende la felicidad.

4. Lleva la marca de lo que es literatura: Esa literatura que no muere, porque al final de cuentas, puede llegar a cualquiera… Es la referencia constante del hombre labrando su destino (acción-reacción).

Sinopsis

Beatriz, criada en el seno de una familia católica con una visión conservadora del mundo, sufre momentos de dolor ante  la infidelidad de su novio y luego evoca los orígenes de esa relación, le suma vivencias que la hicieron posible y auténtica y se apoya en frases de sus lecturas favoritas que circundan su mente para aclararle el juicio y que considera el acervo más grande de su existencia, ya que le han favorecido con un aprendizaje profundo de la naturaleza humana.

Su postura de vida atesora como baluartes la tolerancia y la libertad del ser y le atribuye a los libros leídos, la definición de felicidad que plasma en su día a día: esta será siempre una decisión personal (sus autores predilectos son existencialistas).

“Odiar o amar; sentir rencor o perdonar, depende de cada quien y de ello, la felicidad o infelicidad… Beatriz opta y su decisión es consecuente con lo que profesa”, manifiesta Gavilanez. 

Fragmentos

“Ofuscada por el intempestivo sin sentido, Beatriz decidió recorrer los meandros inefables de la memoria para recuperar la lucidez que la realidad pretendía hurtarle, pero que no podría, porque aquello, al final de cuentas y a todas luces, no era cierto”.

“Había ingresado a su morada, un huésped furtivo, la soledad. Se había instalado y quería quedarse para siempre dentro de esa casa, porque era grande y le apetecía de sobremanera que su semblante lúgubre fuera visto en cada rincón”.

“A la postre, todos compartimos la derrota de haber fallado alguna vez, de fallarnos a conciencia o en ausencia, de fallar a la cita de la vida, porque nos abruma su medida o por simple desdén a su encomienda”.

“Evidenciaba que se trataba de una relación que se estaba guisando en la paciente sujeción a unas normas dispuestas para amar lo apacible y rechazar el desenfreno”.

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

A %d blogueros les gusta esto: