Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Cita culinaria fusionó sabores de Ecuador y Colombia | Gastronomia | Tendencias

Cita culinaria fusionó sabores de Ecuador y Colombia | Gastronomia | Tendencias
Noticias Ecuador

Quito –

¿Vivir una nueva experiencia? ¡Fue más que eso! ¡Fue extasiarse con un recorrido de deliciosos platillos de la gastronomía colombo-ecuatoriana! Una noche para recordar que sí es posible comer rico, con productos tradicionales. Esa es la nueva tendencia por la que trabajan destacados chefs en diferentes países.

El encuentro ‘Amexforfoodies Ecuador American Express Banco Guayaquil’, realizado el pasado martes en el restaurante Zazu, convocó a un entusiasta grupo de gente que gusta de las nuevas experiencias gastronómica

Los chefs Leonor Espinosa, de Colombia, y Wilson Alpala, de Ecuador, compartieron lo que ellos llaman “amor por la gastronomía, una de esas pasiones que se viven en compañía y que hacen que comer sea mucho más que alimentarse”.

Leonor y Wilson se dieron tiempo también para detallar los secretos de su preparación, la variedad de productos y el encanto de una comida distinta. Las sorpresas llegaron desde la entrada: un suave pan de yuca, una troza de mapahuira, una hojaldreada de quinua, todo ello enriquecido con mantequilla de sacha-ajo. Los platos fuertes siguieron esa línea sorpresiva: pescado cherna, de Manabí; hoja de guesguín y una gota de agua de Colombia. Lo que vino después estuvo también delicioso y vino del huerto andino: choclo, chocho, cilantro, quinua crocante, papel de papa, palmito y salsa de ají amarillo. Y luego, babilla y el chontaduro con ají negro huitoto.

Alpala presentó, además, dos platos muy conocidos, pero preparados a su manera. Uno de ellos, el cuy. Los asistentes disfrutaron de tres recetas hechas con esta carne: una pierna enconfitada, ravioli con maní, morocho demi-glace de tomate de árbol. Y la fritada, consistente en chicharrón, panceta crocante, puré de maduro, consomé y mote tempura también crocante. Pero Leonor Espinosa no se quedó atrás y trajo una sabrosura colombiana: el pato de patio, con arepa de maíz cariaco. Fue todo un suceso, ya que se saboreó al pato como condumio de la arepa que bien se podía servir a modo de un taco suave. El postre también tuvo su sello: torta de chocolate amargo; una porción de cremoso de chocolate 40% y helado de mashua, un tubérculo de sabor picante que se cultiva en las zonas andinas. (I)

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

A %d blogueros les gusta esto: