Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

El país en cinco datos

El país en cinco datos
Noticias Ecuador

Rara vez se puede contar tantas cosas con tan pocos datos. El primer dato son 720 000 personas, el crecimiento de la población del Ecuador entre junio 2014 y junio 2017, en un lapso de tres años y basándose en los datos de las encuestas de empleo del INEC.

Porque todos los datos presentados serán del mismo tipo, o sea, son variaciones, en los tres años entre junio 2014 y junio 2017, de alguna variable demográfica importante y con el INEC como fuente.

Empezando por los 720 000 habitantes adicionales que tiene el Ecuador si lo comparamos con su situación de hace tres años, es interesante ver que ese dato, que debe ser la diferencia entre nacimientos y defunciones, ajustado por migración internacional, muestra que la población ecuatoriana sigue creciendo, aunque mucho más lento que hace unas pocas décadas, con una tasa anual cercana al 1%, muchísimo menos de lo que fue en los años 60 o 70.

El siguiente dato es todavía más interesante: 1 180 000 personas es en cuanto creció la población económicamente activa (PEA) en el mismo período.

La PEA es el segmento de la población que trabaja o que busca trabajo y el hecho de que su crecimiento supere en tanto al de la población total, refleja claramente que hace 18 o 20 años había más nacimientos que ahora.

En otras palabras, cuando nacieron quienes ahora están ingresando a la fuerza laboral, nacían más niños que hoy. Esto significa que la población ecuatoriana está envejeciendo o, mejor dicho, está madurando. También significa que estamos entrando en el período de “bono demográfico”, cuando la PEA de un país crece más rápido que su población total. Este “bono” es una enorme oportunidad porque por un tiempo, quizás por unos 30 años, la fuerza laboral ecuatoriana va a tener un potencial productivo inusualmente alto (en relación con el tamaño total de la población), un potencial que debe aprovecharse.

El siguiente dato parece una buena noticia, pero no lo es. En esos mismos tres años, el empleo creció en 1 140 000, una cifra muy similar al crecimiento de la PEA. Lo triste es la calidad del empleo que se creó.

Porque entre junio 2014 y junio 2017, todos los empleos creados en el país fueron “no adecuados” (subempleo, etc.). En esos tres años, se creó 1 270 000 empleos no adecuados y se destruyó 130 000 empleos adecuados.

En resumen, hoy somos más que hace tres años, pero ha crecido todavía más el número de gente que trabajamos o que busca trabajo (la PEA).
Esto abre una oportunidad para producir y ahorrar (el “bono demográfico”).

Desgraciadamente, teniendo una fuerza de trabajo que crece rápidamente, el país les creó empleos improductivos y, si seguimos así, desperdiciaremos este “bono”.

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

A %d blogueros les gusta esto: