Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Felipe Burbano de Lara: Caudillismo y derechos ciudadanos | Columistas | Opinión

Felipe Burbano de Lara: Caudillismo y derechos ciudadanos | Columistas | Opinión
Noticias Ecuador

Alianza PAIS, sus cuadros más duros, aquellos que defienden a pie juntillas el legado de la Revolución Ciudadana, se oponen a incorporar la pregunta sobre la reelección indefinida en la consulta popular con argumento simple: rechazan cualquier reforma que implique un retroceso en derechos ciudadanos. Los aliancistas sufren un síndrome ideológico: usan las palabras por fuera de sus prácticas y contradicciones con el único fin de presentarse a sí mismos como los paladines de la auténtica democracia. “Nosotros les defendemos, ciudadanos, frente a todos aquellos traidores que quieren conculcarles derechos”.

A los aliancistas les gana la amnesia. La reelección indefinida fue rechazada por la Asamblea Constituyente del 2008, incluido el entonces presidente Correa, por considerarla una regla atentatoria al principio de alternabilidad, una aberración democrática. Años después cambiaron de postura: prefirieron continuidad en el gobierno antes que alternabilidad. Los argumentos para justificar el giro fueron estrictamente ideológicos: defender su permanencia en el poder ante el riesgo de lo que llamaron una restauración conservadora. El temor a perder el poder les llevó a la tesis de la reelección indefinida.

El principal antecedente del cambio de postura fue la derrota en las elecciones locales de febrero del 2014. Entonces Correa dijo que la pérdida mostraba la ficción que era Alianza PAIS como movimiento político en los territorios. La tesis de la ficción evidenciaba lo que era claro para todos: sin Correa Alianza PAIS era electoralmente débil. En mayo de ese mismo año, cuando presentó su informe a la nación, el entonces presidente asumió la nueva postura y alentó la reforma constitucional. Alianza PAIS encuadró la nueva tesis de la reelección indefinida en el lenguaje de los derechos ciudadanos: serán los votantes quienes tendrán la opción de escoger entre alternabilidad o continuidad en la selección de sus gobernantes. Dejar abierta la posibilidad de una presencia sin límites en el Gobierno de una persona dejó de ser una regla aberrante para la democracia. Se inclinaron por un sistema plebiscitario de aclamación del líder, en lugar del sistema institucionalizado de alternancia aprobado en Montecristi.

El supuesto derecho que se ampliaba a los ciudadanos, la mayor libertad que se le concedía al pueblo, nunca fue sometido a consulta de los beneficiarios. Alianza PAIS siguió la vía antidemocrática de la enmienda respaldada en una utilización abusiva de su mayoría calificada en la Asamblea Nacional. Todas las encuestas, sin excepción, señalaban un mayoritario rechazo a la reelección indefinida. Pero Alianza PAIS actuó como movimiento populista: ellos decidieron lo que era un nuevo derecho y cómo y cuándo concederle al pueblo para que siga aclamando a su líder.

Ahora, cuando un militante de su propio movimiento propone volver al espíritu de alternabilidad que proclamó la Asamblea de Montecristi; cuando vuelve sobre la tesis de la reelección indefinida como una aberración democrática en un país de frágiles instituciones democráticas, los correístas claman a los cielos: “No permitiremos retrocesos en los derechos ciudadanos”.

Amnésicos y manipuladores oportunistas del lenguaje democrático. (O)

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

A %d blogueros les gusta esto: