Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Hasta USD 4 700 más costarán los vehículos en Ecuador

Hasta USD 4 700 más costarán los vehículos en Ecuador
Noticias Ecuador

La tasa de servicio de control aduanero para las importaciones, que entra en vigencia a partir de hoy (13 de noviembre de 2017), también gravará a los vehículos y a las partes y piezas que ingresen para ensamblarse en el Ecuador.

En la Asociación de Empresas Automotrices (Aeade) detectaron que por la tasa, que se calcula de acuerdo al peso del bien importado, los vehículos tendrán incrementos en los precios de venta al público en valores que irán desde los USD 168,53 hasta USD 4 710,63 en promedio.

Genero Baldeón, presidente ejecutivo de la Aede, señala que al gremio le preocupa la fórmula de cálculo de la tasa, pues afectará principalmente a los vehículos más pesados, que son usados por el sector productivo.

“Esta tasa es absolutamente discrecional y tiene impacto mayor en los bienes necesarios para la producción nacional, entre ellos vehículos como camiones, camionetas”, dice.

Baldeón cita como ejemplo que un bus totalmente armado o un camión para la construcción, conocido como hormigonera, pagaría USD 4 500 adicionales. Mientras un automóvil en promedio costaría cerca de USD 170 más.

Juan Carlos Andrade, presidente de la Federación Nacional del Transporte Pesado, lamenta que la tasa no solo afecte a la importación de automotores pesados, sino también a otros productos como llantas y repuestos, que demandan los 220 000 vehículos que forman parte de este rubro.

“Esta tasa viene a empeorar la situación del sector del transporte pesado, porque al reducirse las importaciones también cae la demanda del servicio de transporte que damos. El mercado se nos ha reducido en un 50% por la contracción de la economía”, dice.

En este contexto, desde el sábado 11 de noviembre, las Cámaras de Comercio, Industrias y Construcción de Guayaquil, esperan una respuesta a la medida cautelar que interpusieron para solicitar que no se cobre la tasa, por considerar que no cumple los requisitos legales básicos.

Esta medida, con la que el Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (Senae) pretende recaudar unos USD 300 millones al año, incidirá en el alza de los precios de los vehículos en un año en el que el sector automotor experimentó una recuperación de casi el 57% de sus ventas, con relación a lo que se vendió en el 2016.

La eliminación de cupos de importación, vigentes hasta el año pasado; el desmontaje de las salvaguardias en mayo; la reducción de dos puntos del IVA y la entrada en vigencia desde noviembre del año pasado del acuerdo comercial con la Unión Europea fueron factores que incidieron para que los precios de los vehículos bajen en 3 y 7%, señala Baldeón.

Con este escenario, el sector automotor ya ha comercializado 80 000 unidades hasta octubre, según datos de la Aeade.

Cuando finalice el 2017, el gremio espera que se hayan vendido unas 100 000 unidades, es decir, 36 500 más de las que se vendieron en el 2016, el peor de los últimos 10 años.

Pero alcanzar la meta del 2018, esto es 115 000 unidades, dependerá de cómo reaccione el mercado ante el encarecimiento de la importación de vehículos, dijo Baldeón.

Esto debido a que la tasa hará que la base imponible para calcular el IVA y del ICE aumente.

Hernán Vásconez, gerente General de la firma ambateña Ciauto, señaló que este nuevo rubro también afectará a los CKD (partes y piezas de vehículos para ensamblaje en el país). La firma asumirá ese aumento para no trasladarlo al consumidor final, explicó.

Esta estrategia, añade Vásconez, responde al interés de Ciauto de cumplir con su meta de incrementar en un 2,5% las ventas; es decir, vender al menos unas 7 000 unidades.

A David Molina, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Automotriz, le preocupa que Senae no publique el anexo en el que se detalla la unidad de control para calcular la tasa de cada subpartida.

En la búsqueda manual que se puede realizar en el portal web de la Aduana, esta Cámara detectó que algunas subpartidas de CKD pagan una tasa más alta de la que se aplica a las unidades que ya vienen ensambladas.“Encontramos casos en que la tasa grava más al proceso industrial que al bien terminado, porque cada parte para ensamblar paga este rubro”, cuenta Molina.

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

A %d blogueros les gusta esto: