Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Monigotes sobre la historia del arte: El Beso de Klimt, un año viejo gigante en Guayaquil

Monigotes sobre la historia del arte: El Beso de Klimt, un año viejo gigante en Guayaquil
Noticias Ecuador

Por tercer año consecutivo, José Salas Valdiviezo, de 38 años, interpela a los grandes maestros de la pintura a través de la técnica del año viejo. El artista guayaquileño exhibe a las afueras de su casa una representación de ‘El beso’ (1907-1908), del austríaco Gustav Klimt. La obra de cuatro metros y medio de altura es exhibida en la calle Medardo Ángel Silva, entre la 15 y la 16, en el Suburbio Oeste de Guayaquil.

Se trata de un monigote gigante en cartón, papel y engrudo, pintura y esmalte con alma de madera y caña. Salas, graduado del Instituto Tecnológico de Artes del Ecuador (ITAE), se tomó la libertad de hacer sobresalir la cabeza del amante para hacer más evidente la acción de la pintura original.

La obra de Klimt muestra a dos amantes en el trance de un beso, arropados por una manta amarilla, una capa ajedrezada y con un mosaico de círculos de colores y flores. “Trato de que la gente conozca un poco más sobre la historia del arte, ese es el aporte que quiero hacer”, indicó Salas, qué se tomó un mes en elaborar el año viejo e invirtió unos USD 250 en materiales.

Parte de la obra 'Sonata africana’ (1999), del pintor surrealista ruso Vladimir Kush, representada el año pasado por José Salas. Foto: Cortesía José Salas

Parte de la obra ‘Sonata africana’ (1999), del pintor surrealista ruso Vladimir Kush, representada el año pasado por José Salas. Foto: Cortesía José Salas

El año pasado, creó un gran elefante con la trompa de un corno francés, una parte de la obra ‘Sonata africana’ (1999), del pintor surrealista ruso Vladimir Kush. En 2015 inauguró esta tendencia al convertir en monigote gigante a ‘El grito’ (1893), el célebre cuadro del noruego Edvard Munch.

El artesano guayaquileño convirtió en el 2015 en monigote gigante a 'El grito' (1893), el célebre cuadro del noruego Edvard Munch. Foto: Cortesía Río Revuelto

El artesano guayaquileño convirtió en el 2015 en monigote gigante a ‘El grito’ (1893), el célebre cuadro del noruego Edvard Munch. Foto: Cortesía Río Revuelto

‘El beso’ de Klimt se exhibe en una cuadra con media docena de atracciones con personajes de series y películas, al lado de unos Picapiedras y de los personajes de Juego de Tronos, en una tarima. Los artesanos cobran USD 1 por tomarse fotos con las creaciones.

Salas, artista visual con dos exposiciones individuales, dice que los personajes de películas generan evidentemente más interés. Este año decidió colocar tres carteles explicativos para que los visitantes entiendan mejor de qué se trata la obra. Las fotos de su más reciente creación se viralizaron este miércoles 27 de diciembre de 2017 en redes sociales.

“El reto es ser lo más fiel posible al autor original, que sea un verdadero homenaje y que la gente se interese en el arte”, indicó el artista este jueves 28 de diciembre. Para el próximo año espera recrear una pieza impresionista del pintor neerlandés Vincent Van Gogh o una obra contemporánea, de un autor como el japonés Takashi Murakami. 

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con