Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Muere Kofi Annan, exsecretario general de la ONU y Nobel de la Paz

Muere Kofi Annan, exsecretario general de la ONU y Nobel de la Paz
Noticias Ecuador

El ex secretario general de la ONU y premio Nobel de la Paz Kofi Annan falleció este sábado, 18 de agosto del 2018, a la edad de 80 años, tras haberse convertido en estrella de la diplomacia mundial durante sus diez años al frente de Naciones Unidas.

“Con inmensa tristeza la familia Annan y la Fundación Kofi Annan anuncian que Kofi Annan, ex secretario general de Naciones Unidas y premio Nobel de la paz, falleció de forma apacible el sábado 18 de agosto, tras una corta enfermedad”, anunció la fundación en un comunicado en Ginebra.

Annan, de nacionalidad ghanesa, y que vivía en Suiza, fue el séptimo secretario general de la ONU, ocupando la función del 1 de enero de 1997 al 31 de diciembre de 2006.

“Su esposa Nane y sus hijos Ama, Kojo y Nina estuvieron junto a él en sus últimos días” agrega el comunicado de su Fundación.

Según la agencia helvética de noticias ATS, Annan murió en un hospital de la parte alemana de Suiza.

Poco después de anunciarse el fallecimiento de Annan, el secretario general de la ONU Antonio Guterres expresó su tristeza por la muerte de su predecesor al frente de Naciones Unidas, calificándolo de “fuerza que guiaba hacia el bien”.

Ghana, su país natal, decretó una semana de duelo nacional a partir del lunes.

Annan fue el primer secretario general de la ONU originario de África subsahariana.

El ghanés dirigió la ONU durante el difícil período de la guerra en Irak, pero su balance quedó ensombrecido por acusaciones de corrupción en el caso de “petróleo contra alimentos”.

Pero al dejar el cargo, Annan fue uno de los dirigentes más populares de la ONU. Junto con la organización, Annan recibió en 2001 el Premio Nobel de la paz por sus “esfuerzos en favor de un mundo mejor organizado y más pacífico”.

“He intentado situar al ser humano en el centro de todo lo que emprendemos: de la prevención de los conflictos al desarrollo, pasando por los derechos humanos”, dijo al aceptar el premio en Oslo.

Los años más sombríos

Salvo algunos años como director del turismo en Ghana , Annan dedicó 40 años de su vida profesional a las Naciones Unidas. Fue el primer secretario general que procedía de la misma organización.

Dirigió primero los recursos humanos de la ONU, luego los presupuestos, antes de dirigir a partir de 1993 el mantenimiento de la paz y ser propulsado cuatro años más tarde a la dirección de la organización.

Cuando dirigía el departamento de mantenimiento de la paz, la ONU vivió dos de sus períodos más sombríos de su historia: el genocidio ruandés y la guerra en Bosnia.

Los Cascos azules se retiraron en 1994 de Ruanda en pleno caos y violencias étnicas. Y un año más tarde, la ONU no pudo impedir que las fuerzas serbias mataran a miles de musulmanes en Srebrenica, en Bosnia.

Estos fracasos, escribiría Kofi Annan en su autobiografía, “me confrontaron a lo que iba a convertirse en mi más importante desafío como secretario general: hacer comprender la legitimidad y la necesidad de intervenir en caso de violación flagrante de los derechos humanos”.

‘Misión imposible’

Una vez nombrado secretario general de la ONU, Annan se adaptó rápidamente a su nuevo rol, multiplicando las apariciones en televisión o asistiendo a mundanas cenas en Nueva York, hasta convertirse en lo que algunos calificaron de “estrella de rock de la diplomacia”.

Kofi Annan, nacido en abril de 1938 en Kumasi (Ghana) , debió su nombramiento a Estados Unidos, que puso su veto a un segundo mandato de su predecesor, el egipcio Butros Butros-Ghali.

Ello no le impidió demostrar independencia ante las grandes potencias. Así, enfadó a Washington al calificar de “ilegal” la invasión de Irak en 2003 porque esta operación no fue avalada por el Consejo de seguridad.

En febrero de 2012, fue elegido por la ONU y por la Liga Árabe para llevar a cabo una mediación en la guerra en Siria, pero tiró la toalla cinco meses después. Acusó entonces a las grandes potencias de mantener persistentes divergencias que transformaron su mediación en “misión imposible”.

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

A %d blogueros les gusta esto: