Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Nelsa Curbelo: Minga | Columistas | Opinión

Nelsa Curbelo: Minga | Columistas | Opinión
Noticias Ecuador

La Ferroviaria está rodeada por hermosos parques, pero últimamente se ven setos caóticos que crecen desordenadamente, crotos mustios, descuidados, llenos de hojas famélicas y marchitas que se inclinan agobiadas por un sol inclemente. La llovizna de estos días parece haber saciado un poco esa sed. Es una penitencia caminar por sus senderos frente a tantas plantas agobiadas que claman su desamparo.

De pronto, el sábado, muy por la mañana vi la gramínea intentando por retazos mostrar un verde tímido, también encontré hojas amontonadas en pequeños montículos y me alegré. Una señora mayor caminaba alegremente escoba en mano, barría con entusiasmo mientras saludaba a un guardia, y pensé “como es sábado no usan el uniforme”, al fin llegaron los jardineros… Más allá me pareció distinguir, de espaldas, a una vecina, pero la ignoré por la agilidad desconocida que imprimía a sus movimientos; todos tenemos algún doble en alguna parte, pensé… Estaba mejor equipada: guantes en las manos, fundas de basura en el suelo, y seguí pensando que el fin de semana a los jardineros les permitían no usar uniforme…

Un señor mayor pasó entre los cuadrados de hierro de las separaciones interiores (claramente hace ejercicio…), conectó una manguera y regó con mucho esmero lo que se supone era gramínea y se había convertido en un pastizal seco. Cuando quise acordar, un pequeño ejército se distribuyó en el parque, (¡que es grande…!) , cada uno haciendo el trabajo con conciencia, en silencio y con eficacia. Me detuve: ¿están haciendo una minga? Sí, no queremos ver este parque así… Nada de quejas, solo comprobación de realidades y acciones para cambiarlas. Los felicité y me disculpé de no poder acompañarlos en la tarea.

Pero al regresar a casa mi corazón estaba alegre y mi paso más ágil…

Estamos preparando la campaña Guayaquil Ético y no hay que ir muy lejos para encontrar hechos que regocijan. Es evidente que no siempre vemos la realidad como es, mi sorpresa por un contingente tan bien preparado en limpieza hizo que no entendiera que eran voluntarios quienes la realizaban.

En la actual situación del país hay acciones semejantes, desinteresadas, que buscan realmente servir y construir asumiendo cada uno el rol que puede cumplir de acuerdo con lo que sabe y puede hacer. Los múltiples grupos, organizaciones, personas que han hecho de la lucha contra la corrupción y contra la impunidad una tarea cívica, que arriesgan su prestigio, su comodidad económica cuando la poseen (enseguida encuentran algo que penalizar en las empresas de quienes asumen liderazgos que denuncian la corrupción), y no pocas veces su libertad en aras de apoyar una toma de conciencia colectiva, es de aplaudir.

Entre todos tenemos que barrer la basura que se ha acumulado en el país, y entre todos tenemos que levantarnos y poner el hombro para que la situación económica mejore. La depresión colectiva que nos aflige requiere superar el desánimo, el terremoto moral que ha echado abajo los pilares democráticos de convivencia en el país e iniciar una sanación profunda que empieza por cada uno y debe transparentarse en el accionar colectivo. Alguien se ufanaba en Twitter de haber devuelto $ 300,00 que no eran de él y mostraba fotos del cheque de devolución. Ese acto no requiere autobombo, eso es lo que debemos hacer, todos y cada uno. No es tema de exposición de buena conducta… hemos llegado al límite de creer que lo correcto es algo extraordinario… y encima lo publicamos… Mucho que andar todavía… (O)

Ir a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

A %d blogueros les gusta esto: